*

X

Mujer que le pintó el dedo a Trump es despedida de su trabajo

Política

Por: pijamasurf - 11/08/2017

Mujer se convierte en celebridad de Internet luego de mostrarle el dedo a los vehículos de Trump; pero pierde su trabajo

Juli Briskman, de 50 años, se convirtió en una celebridad de Internet luego de que su imagen andando en bici mostrándole el dedo medio al automóvil de Donald Trump circulara por numerosos medios.

La mujer pasó de ser una suerte de heroína en línea a ser despedida por la empresa en la que trabaja, aunque ella mantiene que no se arrepiente de lo sucedido.

Briskman narró lo sucedido así: "Él pasó y simplemente mi sangre empezó a hervir". Luego pensó en todas las cosas que están mal con su gobierno y "él de nuevo en el campo de golf". Enardecida, la mujer le mostró el dedo medio a la comitiva de Trump en varias ocasiones. Un fotógrafo que viajaba cubriendo al presidente capturó la imagen. En Internet se bromeaba ya con que Briskman debería hacer campaña en el 2020.

Esta mujer de Virginia trabajaba en una empresa de comunicaciones que tiene contratos con el gobierno federal. Briskman alertó a sus empleadores lo sucedido, pero poco después la despidieron, argumentando que no podían tener imágenes obscenas en las redes sociales y que se arriesgaban a perder sus contratos con el gobierno. Briskman había colocado la imagen como su foto de perfil en Facebook, pero en ninguna parte de su perfil se menciona el nombre de su compañía.

Algunas personas en las redes sociales han protestado en contra de la compañía, señalando que es una violación a la libertad de expresión de la mujer. De cualquier manera las cosas parecen estar bien para Briskman, quien ahora busca un nuevo trabajo, al tiempo que existe una campaña de crowdfunding para resarcirla.

Revelan audio de los misteriosos ataques sónicos a diplomáticos de EEUU en Cuba

Política

Por: pijamasurf - 11/08/2017

Una crisis diplomática en ciernes por un inexplicable caso colectivo de pérdida de la audición entre diplomáticos estadounidenses en Cuba, que podría haber sido un ataque con una frecuencia de sonido bélica

La agencia de noticias Associated Press ha dado a conocer el audio que fue escuchado por algunos de los más de 20 diplomáticos que reportaron daños por un misterioso sonido en la embajada de Estados Unidos en La Habana.

Los diplomáticos han padecido pérdida de audición, dificultades cognitivas y otros síntomas misteriosos, atribuidos por algunos a un ataque sónico, a un arma de ultrasonido o, recientemente, a una neurosis colectiva. Expertos en acústica señalan que dicha arma es una fantasía propia de una película de James Bond. Ante este misterio, Donald Trump ya ha expulsado a más de una decena de diplomáticos cubanos de EEUU.

Se sabe que agencias de inteligencia y desarrollo de tecnología militar como DARPA han creado armas de sonido desde hace décadas. Por ejemplo, se han desarrollado bocinas de alta frecuencia para enviar ráfagas de sonido de largo alcance. Pero esto generalmente es utilizado para controlar multitudes y el sonido es totalmente explícito, insoportablemente ruidoso, no tiene la sutileza de un ataque secreto. Algunos hablan de la posibilidad de un infrasonido, un sonido de baja frecuencia que no es escuchado conscientemente por los humanos, pero que sí puede generar ciertas molestias.

Según el NY Times, el ultrasonido es más probable. Algunos investigadores han usado ultrasonidos para matar a un ratón desde una distancia corta. Estos rayos ultrasónicos son utilizados en la medicina en versiones menos poderosas, para escaneos médicos. 

El origen de este padecimiento colectivo sigue siendo un misterio y algunos hablan de una neurosis colectiva -mientras que otros hablan de conspiraciones o pruebas secretas de armas de punta del mismo gobierno estadounidense. Mientras tanto, aquí está el audio, el cual oscila entre los 7,000 y los 8,000kHz. El sonido es altamente molesto, pero los expertos señalan que no produce daños como los que fueron presenciados. De cualquier manera, es recomendable no escucharlo durante mucho tiempo. No vaya a ser un arma global de ataque sónico subrepticio.