*

X
Giordano Bruno explica por qué el mago o amante (quien busca atraer y vincular) no debe eyacular

El filósofo Giordano Bruno creía que el amor era el vínculo de vínculos -vinculum quippe vinculorum amore est- que mantenía unido todo el universo y que podía usarse para atraer cualquier cosa. Como algunos filósofos platónicos, consideraba que Eros era el "daemon magnus” el espíritu supremo que magnetizaba el cosmos -y el primero entre las divinidades. En su libro Sobre los vínculos en general, Bruno escribe: "En todas las cosas hay una fuerza divina, esto es, el amor, el padre en sí mismo, la fuente, el océano divino de todo los vínculos". Es por este vínculo, añade Bruno, que las cosas inferiores se elevan hacia las superiores.

Ya Marsilicio Ficino había equiparado la magia con el amor: "la tarea de la magia es comparar las cosas", esto es, juntar, unir, vincular. Ficino también había sugerido que en el amor, el amante se ve poseído por el fantasma o espíritu de su amado -una especie de luminosidad psíquicamente cargada que invade la imaginación. Bruno es el continuador de esta tradición. La definición de la magia de Bruno, en palabras del historiador rumano Ioan P. Couliano, es "el proceso fantasmático que hace uso de la continuidad del pneuma individual y el pneuma universal". En la medicina de la antigua Grecia y en la filosofía de Aristóteles, el pneuma es el espíritu o aliento que se convierte en información que hace inteligible el mundo a través de la fantasía o imaginación. En otras palabras el pneuma se transforma en fantasmas (phantasmatos) o imágenes que permiten al alma percibir y entender el mundo; es el vínculo entre el alma y el cuerpo. Tanto el amor como la magia ocurren en esta sustancia universal que es el pneuma. El mago y el amante, ambos, tejen una red de vínculos pneumáticos (que se experimentan como fantasmas o imágenes en la psique) utilizando la simpatía y la resonancia entre esos vínculos y las características de la persona u objeto que quieren afectar (las cuales debe estudiar). Ambos lanzan su red, disponen sus carnadas y seducen para ganar control del mecanismo pneumático de su objeto deseado.

En cierta forma el amor que se forma en la mente o en el alma y las invade, ejerciendo un poder sobre ellas, es un fantasma conjurado, un espíritu, un tercero (la fantasía) que une o que incluso -en el caso del más alto amor que es el divino- puede devorar al amante para trasformar su propia subjetividad -anulándola- en el amado, en el objeto de su deseo. Esta es la fabulosa explicación que hace Bruno del mito de Acteón. El cazador Acteón se encuentra un día con la diosa Diana (Artemisa) bañándose desnuda en una fuente en el bosque. Acteón permanece embelesado contemplando a la diosa virgen desnuda en el agua con sus ninfas, algo que nadie había podido gozar y que consistía en una especie de violación del orden, el menos en la interpretación exotérica. Ningún humano puede ver a la divinidad sin morir (al menos simbólicamente). Diana entonces lo transforma en un venado y hace que sus propios sabuesos lo cacen y lo devoren. Bruno tiene una lectura más sutil y esotérica, y ve en esto la transformación del amante en su amada, el cazador en lo que caza, algo que requiere de la destrucción de su individualidad. Diana es la naturaleza, el universo material que refleja la inteligencia universal; es una diosa lunar que refleja la luz intelectual del Sol (de Apolo). El filósofo, que caza el conocimiento más alto, se transforma en su objeto de carecía, en la sabiduría, y alcanza a fusionarse con la naturaleza misma, de tal manera que "la contempla como una única cosa".

En Sobre los vínculos en general Bruno explica para que el mago o manipulador pueda ejercer su poder en el mundo -y entonces, también, por añadidura, el amante sobre su amado - debe de retener el semen, coitus reservatus. Como ha notado Ioan P. Couiliano, hay en el entendimiento mágico del amor de Bruno -y en su teoría de la retención de semen- similitudes con el tantra hindú y con el taoísmo. (Curiosamente la palabra "tantra" significa red, continuidad, tejido y podríamos decir también vínculo). La magia, para Bruno, está basada en la manipulación del pneuma, un término que, me parece, su mejor traducción es prana, el aliento vital o energía, que es central a todo el yoga y el tantra. Tanto en el tantrismo como en el taoísmo se busca cultivar y reconducir el prana o el qi para aumentar la vida -en tiempo y calidad- e incluso alcanzar la inmortalidad o la divinización.

En el texto mencionado -que  Couliano compara con El Príncipe de Maquiavelo, en tanto a una herramienta para la manipulación, en este caso no política sino psicológica y emocional- Bruno sugiere que el mago o manipulador debe cultivar este eros -que es su materia prima vinculatoria- y no dilapidarlo, porque al hacerlo pierde fuerza o magnetismo. "La eyaculación del semen libera los vínculos, mientras que su retención los estrecha. Aquel que busca encadenar debe de desarrollar las mismas emociones que aquel que debe ser encadenado", escribe Bruno. Al eyacular, se debilitan los vínculos, de alguna manera, porque el fuego de la atracción erótica que cultiva el mago-amante pierde fuerza al emanar el semen, que es a fin de cuentas, pneuma (según Aristóteles, la misma sustancia que las estrellas). (El semen es la forma visible del espíritu). "Aquel que desea vincular [o atraer] debe de desarrollar las mismas emociones de aquel que quiere vincular", dice Bruno. Explica Couliano que el manipulador debe de ser "continente y a las vez desear ardientemente a su sujeto".  Aquí yace el punto fino de la magia de Bruno, que debe realizar dos acciones contrarias. Por una parte debe de desear ardientemente, conjurar, por así decirlo, la energía erótica vinculante, y cuidadosamente debe controlarse a sí mismo para no desbordarse. No sólo no emitir el semen, sino no dejarse seducir por su objeto. Algo sumamente difícil, ya que él mismo debe de producir mecanismos fantásmicos pasionales, la misma voluptuosidad del amor y el deseo, pero hacerlo de manera desapegada, para que no se vea sujeto a la pasión. 

Evidentemente Bruno escribe desde la perspectiva del mago/manipulador, no desde de la de una persona que busca solamente seducir a su amada o mejorar su salud física. Hay que mencionar, sin embargo, que los fines de Bruno son más nobles de lo que podría parecer, ya que el mago/manipulador debe antes que nada estar libre del egoísmo o amor propio -es sólo cuando está libre de esto que pueda operar y manipular las fuerzas cósmicas.

De cualquier manera es evidente que Bruno era consciente de esta noción, más o menos generalizada en la magia y en el ocultismo, de que el semen tiene propiedades espirituales o energéticas que no deben malgastarse. Algo que fue expresado por el famoso médico Jan Baptista van Helmont (alumno de Paracelso) a principios del siglo XVII: "Si el semen no es emitido, se transforma en una fuerza espiritual, que preserva su capacidad de producir esperma y vigorizar el aliento y la palabra."

Twitter del autor: @alepholo

* Citas tomadas de Eros and Magic in the Renaissance, de Ioan P. Couliano

Re-interpretando la concepción y experiencia del tiempo

Todo arquetipo contiene en sí una múltiple gama de ilimitadas posibles expresiones de una cualidad, lo que es limitado a la interpretación colectiva respecto a las fuerzas naturales que son los arquetipos y no el arquetipo como cualidad energética.

Existe una interacción entre el campo de posibilidades del arquetipo y aquello que se manifiesta en la experiencia material. Saturno, simbólicamente, es el guardián del Portal a través de la cual la dimensión arquetípica y la dimensión personal se conectan. La dimensión arquetípica es el inconsciente colectivo, es la atmósfera del sistema psíquico, así como la atmósfera biológica del planeta contiene elementos esenciales para que nuestros cuerpos físicos subsistan, y ambas son invisibles a los ojos. Apoyándonos en los símbolos de la Física Cuántica, esta dimensión representa el aspecto ondular/energético de la materia y se organiza en patrones.

La dimensión personal es toda aquella experiencia contenida dentro de lo que percibimos como “mi vida”, tanto lo que sentimos internamente -emociones, pensamientos, juicios, deseos-, como aquello que nos sucede en el mundo externo. Esta dimensión se correlaciona con el símbolo del aspecto particular de la materia, el aglomerado energético que nos da la sensación de solidez y fijeza.

Por otro lado, estas dos dimensiones conciben la experiencia del tiempo de acuerdo a la dinámica de su estructura, es decir, la dimensión ondular arquetípica percibe el tiempo en ciclos y ritmos (ondas). La lógica del tiempo de la dimensión ondular es mandálica.

En cambio, la dimensión personal percibe el tiempo particularmente, como sucesos que se suceden linealmente y permanecen desconectados entre sí. La lógica del tiempo lineal se basa en el “movimiento hacia”, el viaje de la búsqueda del placer y la felicidad.

Según Freud, el funcionamiento mental está regido por dos principios: el principio del placer y el principio de realidad.

El principio de realidad es una cualidad del arquetipo representado en Saturno.

Esta noción llamada “principio de realidad” o “saturno”, desde la perspectiva de la lógica del tiempo lineal de la dimensión personal, suele ser vivida como obstáculo, aquello que se contrapone y conspira contra la realidad del deseo que busca el placer personal, la felicidad como meta. Todos nosotros seguramente hemos experimentado alguna vez el dolor que se siente cuando un deseo que busca el placer se ve frustrado por “culpa de la realidad”. Saturno, desde esta perspectiva, es, entonces, la representación del aspecto oscuro y problemático de la existencia. De hecho, por mucho tiempo esta fuerza saturnina fue percibida como maléfica.  Esta interpretación de la realidad, es configurada por una autoridad superior (y externa), que atenta contra la realización de nuestros deseos personales, deriva en que Saturno sea usualmente interpretado como el responsable de nuestro sufrimiento, se lo asocia a la contracción, a los miedos y a la muerte.

La dimensión personal y su lógica del tiempo lineal, es el tiempo de nuestros relojes y fechas, un tiempo civil; en el cual la experiencia de Ser es condicionada entre dos puntos del espacio: quien creo que (imagen construida a partir de sucesos del pasado) y quien quiero ser idealmente (imagen que se proyectó hacia el futuro).

El tiempo natural de los ciclos lo observamos fácilmente en las estaciones, en el día y la noche.

 

Hacia una experiencia femenina del tiempo

Luchamos contra las autoridades, contra las jerarquías, queremos derribarlas, buscamos soluciones feministas al patriarcado, queremos que el rebelde se convierta en la nueva autoridad, que la mujer se convierta en la nueva autoridad, sin darnos cuenta que es el mismo juego. Quizás reflexionando sobre las multidimensionalidad del arquetipo, nos inspire nuevas formas de encarnar esta fuerza representada en Saturno y su función creativa. Para ello propongo una mirada arquetípicamente femenina de saturno y el tiempo.

La imagen simbólica de Saturno más instalada en nosotros es la del anciano. Es decir, una percepción masculina de la autoridad, otro atributo saturnino.

“La principal imagen de Dios en nuestra cultura: omnisciente, omnipotente, eterno, sentado y barbudo, un gobernante a través de principios abstractos de justicia, moralidad y orden, una fe en las palabras que aún no ha dado una autoexplicación en su discurso, benevolente pero furioso cuando su voluntad es contrariada, apartado de lo femenino (sin espasa) y el aspecto sexual de la creación… esta imagen describe un dios senex, un dios imaginado a través del arquetipo del senex. El gran Dios de nuestra cultura es un dios senex, somos creados a partir de esta imagen con una consciente reflejando esta estructura” James Hillman.

Si nuestra percepción de Dios como autoridad que rige la construcción moral, siento Saturno el guardia del portal entre dimensiones, entonces la moralidad es también un puente hacia la transcendencia de la dimensión personal.

El tiempo arquetípicamente masculino es el tiempo del patriarcado, de las jerarquías, de la autoridad, de dios como anciano sabio. Se basa en cantidades, fechas, horarios; es decir, es una percepción cuantitativa del tiempo.

El aspecto femenino de Saturno es la percepción cualitativa del tiempo. Es decir, la vivencia de que cada instante de la existencia contiene un espectro de cualidades, así como una planta percibe la cualidad de brotar, la cualidad de contener, la cualidad florecer, la cualidad de morir. Y cada uno de estas cualidades forman un proceso completo e integral. El tiempo femenino es el tiempo de los ciclos, las ondas, los mandalas. 

En la percepción holística del tiempo cíclico, los atributos de sufrimiento, opresión, miedo y muerte propios de la interpretación actual de Saturno, tiene la posibilidad de un nuevo significado. Resignificar nuestra experiencia del sufrimiento se vuelve esencial en una dimensión que persigue el placer, como idea de retorno al paraíso perdido.

El aspecto femenino recibe al tiempo, concibe su cualidad y la ejerce en el mundo. Tiene la capacidad de crear, que la inteligencia del tiempo se manifieste en el mundo de las formas. El tiempo nos gobierna, no podemos evadir la vejez, la muerte, la finitud de nuestros cuerpos; por lo cual, cómo pensamos y encarnamos el tiempo es esencial para el despliegue de una nueva consciencia de la experiencia humana en la tierra integralmente. En la experiencia femenina del tiempo cíclico, la contracción, la frustración, la muerte son partes necesarias del proceso. Sólo que, si nuestro principal propósito es alcanzar la felicidad y el placer, como lo es para la dimensión personal, la frustración y la contracción no van a tener propósito alguno; por lo cual, al carecer de sentido, deben evitarse a toda costa. Si, además, para alcanzar la placentera inmortalidad, debemos “portarnos bien para que Papa Noel nos traiga regalos”. La frustración es un tipo de muerte ya que muere la realización de nuestro deseo personal, que es aquello que nos da sentido. Para re-interpretar su función y significado se vuelve necesario ampliar la mirada a los procesos en cual eso sin sentido ocurre, ampliando la mirada al ciclo en cual esa experiencia sucede, nos da el contexto desde el cual re-interpretar su función y significado. Desde esta perspectiva, el significado es la función sagrada de la experiencia, su aspecto sutil, inmaterial.

Cuando observamos los procesos naturales, como el ejemplo del crecimiento de una planta, vemos que en los ciclos, en las distintas fases del tiempo y los procesos naturales, existe una inteligencia implícita, aunque muchas veces no la comprendamos intelectualmente. La manera en que las plantas y los animales se mueven, son guiados por un electromagnetismo terrestre. Cuando hablamos de electromagnetismo estamos hablando de ondas, ciclos, frecuentes, ritmos.  El espectro electromagnético es lo que posibilita tener la experiencia del mundo material tal cual la concebimos actualmente. Sin embargo, no solemos correlacionar el espectro electromagnético a la experiencia psíquica, y la percepción psicológica de diferentes planos temporales. Es decir, la emoción, la sensación, el pensamiento, desde la perspectiva del electromagnetismo, operan como diferentes planos temporales integrados; y los planos de experiencia más veloces como son la intuición y la inspiración, darse cuenta espontáneo.

En los procesos naturales, la muerte es necesaria para la continuidad de la vida.

“La vida, en su esencia misma y carácter, es un terrible misterio: todo este asunto de vivir matando y comiendo. Pero es una actitud infantil decirle no a la vida con todo su dolor, decir que es algo que no debería estar pasando.”  Joseph Campbell

 

Saturno, Dios del Dharma

Es muy profundo el cuestionamiento que debemos hacernos respecto a cómo encarnamos esta fuerza representada a través del arquetipo de Saturno, cómo esta fuerza opera en el mundo y si podemos hacer algo al respecto. Cuán necesario es ahondar en las estructuras psíquicas, en los símbolos invisibles (y por lo tanto incuestionables) que dan forma a nuestras conductas, a nuestras creencias y acción en el mundo. Cuestionar las estructuras invisibles que fundamentan el mundo visible, es decir, descubrir las estructuras inconscientes que fundamentan nuestras conductas cotidianas.

Lo cual nos puede llevar directamente a una pregunta existencial de todos los tiempos, “¿qué soy? ¿qué es la realidad?”, si tu sistema tiene una alta carga neptuniana quizás se pregunte “¿cuál de todas estas es la realidad?”, y allí se confunda.

La diferencia entre la experiencia cuantitativa, masculina del tiempo, en la cual nos vemos obligados a cumplir con pautas preestablecidas; y la experiencia cualitativa, femenina del tiempo, que nos sensibiliza al orden inteligente de la naturaleza.

La encarnación del tiempo cíclico nos reconecta con nuestro ser natural y orgánico. Con las cualidades innatas del Ser y su despliegue rítmico. Sensibilizarnos al orden inteligente del tiempo nos conecta con la dimensión llamada espiritual, la dimensión metafísica de los arquetipos y las fuerzas naturales, nos vuelve vehículos de una voluntad misteriosa, de un Dios que no es alguien viejo y barbudo, benevolente y tirano, que se encuentra por fuera del mundo, sino que el tiempo se vuelve un orden sagrado en cual lo trascendente sucede en el aquí y ahora, en los fenómenos cotidianos, en la relación con el vecino.

Volvernos vehículos del tiempo como orden creativo, como fuerza de múltiples cualidades, nos reconecta con la naturaleza, con la esencia que mantiene la unión y el balance de la existencia.

Saturno como Guardián del Portal es la capacidad que yace en todos de volvernos responsables respecto a las necesidades cualitativas de un tiempo único y múltiple a la vez. Volvernos responsables respecto a la naturaleza innata del Ser y el Tiempo, a diferencia de cumplir con los deseos civiles de llegar a la meta de la felicidad en cual todo sufrimiento es erradicado. Existe una brecha dimensional entre ser responsables y ser cumplidores. Es decir, Saturno como función de límite, de estructura, de sostén existe a priori de la percepción psicológica de autoridad. La moralidad como puerta hacia la trascendencia nos ubica en el camino sin camino que se encuentra más allá de la experiencia de los opuestos, de lo que es correcto e incorrecto.

Encarnar la fuerza de Saturno a favor de nuestros deseos personales en busca de placer o a favor de la cualidad inteligente del tiempo en nosotros, es lo que hace que Saturno sea el Señor del Karma o el Señor del Dharma. Saturno es un destilador de los deseos personales que no contribuyen con el despliegue profundo de nuestro ser, y enterarnos de esto, duele, frustra, contrae. Saturno destila con la intención de esencializar, de encontrar el elixir, el perfume. Va desde lo concreto a la esencia de aquello concreto, la ley que hace que eso concreto sea eso y no otra cosa. Estas leyes esenciales, a nivel de la experiencia humana, se encuentran en el misterioso mundo de lo inconsciente.

La personalidad, dentro del contexto de la dimensión personal, dispone de toda su energía en pos de desarrollarse creando un status quo, que es la imagen de si-mismo que continuamente está intentando satisfacer y alcanzar. Cuando la personalidad se vuelve consciente de que la autoconciencia desde la cual se proyecto es solo parte de un momento de un ciclo mayor, puede gatillar una transformación radical acerca del propósito de la existencia. Mientras que la tendencia de la persecución del deseo personal es la conquista del espacio, la concepción femenina del arquetipo de Saturno propone una nueva manera de habitar el tiempo y, por lo tanto, una redefinición de nuestro propósito y función como ser individual en la corriente de la vida y en nuestra comunidad.

El tiempo contiene una multiplicidad de cualidades. Es decir, este preciso momento contiene infinitas posibilidades de ser vivido. En la habilidad de permanecer relajados en el presente reside el secreto del Propósito, ya que solo en  este momento que podemos volvernos sensibles a la cualidad que el tiempo, como orden inteligente, necesita expresar a través de este instante.

Podemos decir que el tiempo lineal se expresa horizontalmente, mientras que el tiempo cíclico nos posibilita sincronizarnos con la simultaneidad, que es un movimiento vertical.      

La Astrología, a través de sus símbolos, representa el proceso cíclico de despliegue de nuestra naturaleza innata; el aspecto sutil, ondular, energético de nuestro cuerpo que es el alma. Si pensamos desde el mapa astrológico que cada planeta se encuentra en su momento particular dentro de su propia órbita cíclica, y que cada momento particular de los planetas conforman un sistema de orden perfecto, esta imagen nos puede facilitar la concepción del tiempo simultáneo, en cual diferentes cualidades y diferentes momentos de despliegue de esa cualidad suceden simultáneamente en un tiempo único que es ahora.

Si a esto le sumamos que cada cualidad arquetípica contiene dentro de sí la historia de cómo la humanidad ha interpretado esa cualidad energética por siglos y siglos. Bueno, pareciera que este momento y cada momento de la vida cotidiana encierra un misterio y una fuerza de dimensiones universales que no se aplican a las concepciones del tiempo lineal en cual nuestra energía está condicionada a cumplir las metas de una autoridad que ya ni sabemos a quien cumplimos, una autoridad mitológica que habla a través nuestro.

Desde la perspectiva del tiempo simultáneo, las fallas, frustraciones, juicios, las separaciones, las muertes de un plan, de una idea, de una relación, toda muerte simbólica, tiene la función de purificarnos, de destilar aquello que no acompaña nuestra maduración real. Cuando más nos entregamos a estas muertes, más nos sensibilizamos a los ciclos y nos volvemos receptivos a los propósitos profundos de nuestra experiencia. De esta manera Saturno ya no solamente la experiencia de una autoridad castradura del placer, sino que es la fuerza que nos ayuda a aceptarnos tal cual somos como seres multidimensionales y cíclicos. Aceptar el milagro de la vida tal cual es, y no como quisiera que sea para que mi deseo personal se cumpla, es una puerta de iniciación al Dharma. No en vano, en la Teosofía se interpreta a Saturno como un planeta de iniciación al camino del discipulado.

Profundizar en quienes somos es profundizar en la cualidad del tiempo que estoy siendo.

Esta en una invitación a observar y descubrir cómo funciona Saturno en nosotros, nuestro Dios Senex interno o lo que Freud llamó superyó.

A concebir la unión del principio masculino y femenino a través del tiempo único y múltiple que es ahora mismo, sensibilizándonos a que este día y esta hora en particular, contiene un espectro infinito de cualidades y posibilidades que piden manifestarse. Utilizar la fuerza arquetípica de Saturno para la manifestación personal y cósmica, cuando lo real se acepta como lo que verdaderamente se desea, conscientemente o no.

 

soledaddavies.com