*

X

Proteína para los Juegos Olímpicos de Invierno: el equipo de Noruega recibe 15 mil huevos por error

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/09/2018

Los deportistas tienen dietas especiales… pero esto fue un equívoco inesperado

Entre las varias características que implica ser un deportista de nivel olímpico se encuentra la particularidad de la dieta, la cual debe ser acorde a las necesidades físicas y metabólicas propias de quien practica habitualmente una actividad física intensa, demandante. Hace unos años, por ejemplo, se decía que Michael Phelps comía ocho huevos (preparados de modos distintos), un sándwich de queso fundido y verduras, un tazón de avena y algunos panquecillos o rebanadas de pan francés… y esto sólo en el desayuno de una dieta que alcanzaba las 12 mil calorías diarias.

Aunque esa versión podría sonar exagerada (y parcialmente lo es), la realidad no es muy distinta. Carbohidratos para generar energía, proteínas para mantener el ciclo de reparación y generación del tejido muscular y frutas y verduras para preservar el bienestar del metabolismo: he ahí, grosso modo, la fórmula sencilla de las necesidades alimenticias de un atleta.

En el equipo que representa a Noruega en los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang lo saben, de ahí que realizaran un pedido de huevos –una de las fuentes de proteína más efectivas y al alcance de la mayoría– de mil 500 unidades a un supermercado local. Pyeongchang, cabe mencionar, es una ciudad al norte de Corea del Sur, cercana a la capital del país, que triunfó sobre Annecy (Francia) y Múnich (Alemania) para ser la sede de esta competencia internacional en el 2018.

Para realizar el pedido, el equipo de cocina de la representación noruega utilizó la app de traducción de Google; sin embargo, algo inesperado sucedió en esa operación porque en vez de recibir los mil 500 huevos deseados, la entrega llegó con un cero de más: 15 mil huevos.

No se sabe si el error fue de la app o de quien introdujo el texto a traducir. También cabe la posibilidad de que la equivocación haya sido un malentendido entre los sistemas de numeración decimal y coreano, que, como es de suponerse, tienen sus diferencias.

Como sea, se trató de un malentendido solucionado cuando los cocineros noruegos devolvieron las piezas de huevo que no necesitaban –por más que los 109 deportistas del equipo tengan una dieta más demandante de lo habitual–.

 

También en Pijama Surf: 

Serie fotográfica muestra cómo el cuerpo se transforma según el deporte que se practique

Dejar los carbohidratos y consumir más grasas podría hacer que vivas más y recuerdes mejor

Sigue estos 4 hacks para aprender a estudiar 5 horas diarias y no morir en el intento

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/09/2018

El entrepreneur Paul Tudor Jones mencionó en una ocasión: “El capital intelectual siempre triunfará sobre el capital financiero”

¿Qué tienen en común Bill Gates, los Obama, Warren Buffett, Albert Einstein o Nikola Tesla? La avidez por el aprendizaje, aun fuera del ámbito escolar. Varios de estos individuos, reconocidos por ser prolijos en sus diferentes áreas, solían tener vidas sumamente ocupadas; sin embargo, siempre –sin excepción– dedicaban un momento del día a aprender. Incluso algunos tomaban vacaciones de 2 semanas para sólo encerrarse en casa con la mayor cantidad de libros posibles; otros, leían al menos 1 hora cada día mientras estaban en la oficina presidencial.

Una vez que se valora el poder del conocimiento, el proceso del aprendizaje surge casi desde la motivación más pura del ser humano. Si bien es verdad que hay quienes consideran que el conocimiento es el nuevo dinero, la realidad es que el aprendizaje tiene el potencial de liberarnos de las preocupaciones compulsivas del consumismo exacerbado. En palabras de Michael Simmons, de Quartz: “Pasamos nuestras vidas coleccionando, gastando, deseando y preocupándonos por el dinero –de hecho, cuando decimos ‘No tengo tiempo’ para aprender algo nuevo, es usualmente porque nos encontramos fervientemente comprometiendo nuestro tiempo en ganar dinero–”. Por lo que, una vez que aprendemos que el conocimiento nos libera, nos damos cuenta de que –como el entrepreneur Paul Tudor Jones mencionó en una ocasión– “El capital intelectual siempre triunfará sobre el capital financiero”.

Desgraciadamente, en los últimos años y con la globalización digital, la tendencia a invertir en el conocimiento ha disminuido. Por ejemplo, en el año de 1989 la Enciclopedia en CD de Compton implicaba un gasto de hasta mil 370 dólares –actuales– y ahora, la información editada en dicha enciclopedia puede encontrarse gratuitamente en cualquier página de Internet. Esto, indudablemente, se ve reflejado en los servicios académicos y profesionales:

Mientras que los costos de la educación e instituciones de salud han aumentado, la innovación en esos campos también llevará a un malbarato. Muchas instituciones educativas superiores, por ejemplo, tienen costos para soportar las múltiples capas de jerarquía y mantener sus campus. Las nuevas instituciones están encontrando maneras para reducir dramáticamente los costos al ofrecer unos servicios exclusivamente en línea, focalizándose sólo en un entrenamiento bajo pedido y por habilidades de un alto costo…

De alguna manera, reducir los costos de los bienes y servicios ha provocado el exceso de información, lo cual, a su vez, resulta en la creación de nuevos empleos que antes no existían, por ejemplo, los expertos en social media. Sin embargo, ¿que es indispensable aprender para saberlo aprovechar en la vida laboral? Según Simmons, lo siguiente:

– Identificar lo que se está valorando en ese momento. El valor del conocimiento no es estático, cambia en función de lo que la gente en general considera que es interesante. Actualmente existe una sed por habilidades para saber manejar la tecnología digital, creando un potencial con un alto nivel de compensación económico.

– Aprender y dominar el conocimiento de manera rápida. Las oportunidades son temporales, por lo que si hay individuos que toman ventaja de ellas tienen que desarrollar las herramientas adecuadas para adaptarse a las nuevas circunstancias. Después de informarse adecuadamente, entender y usar nuevos modelos mentales de aprendizaje, es muy fácil dominar un conocimiento que puede ser muy valorado a nivel profesional o personal.

– Convertir el conocimiento en una causa social, política, económica. La idea es transformar el conocimiento en un valor que impacte en la vida tanto de uno como de otras personas. Se trata de generar un impacto que expanda el eco hacia diversas partes del planeta.

– Dominar la habilidad de aprender cómo aprender. Continuar con la avidez del aprendizaje para continuar generando un impacto a nivel personal, de modo que se requiere tiempo, organización, leer muchísimo y aplicar aquello que se aprende. Se trata de un proyecto propio que requiere convertirse en un ritual; por lo tanto, no hacerlo sólo sería perjudicial para uno mismo.